¿Soy tóxico en mi trabajo? En muchos casos todos lo somos en algún momento

Recientemente he leído sobre el fascinante mundo de la motivación laboral y los equipos de trabajo. Hay una parte que me fascina que es  «el clima tóxico» de una empresa o equipo de trabajo ¿Cómo se ha llegado a esa situación? Y sobre todo ¿tiene cura esto del ambiente tóxico?

Antes de nada, quiero decir que la idea que tenemos de nuestro ser, de nosotros mismos, dista mucho de la imagen que tienen nuestro circulo sobre nosotros, con el que nos rodeamos a diario. Cuando nos valoramos a nosotros mismos, tenemos en cuenta todos nuestros sentimientos, y pensamientos, mientras que quien nos valora desde fuera, sólo tiene en cuenta nuestros actos, sin tener en cuenta nuestros  pensamientos o sentimientos

¿Cómo sabemos si somos unas personas tóxicas?

Todas las personas tóxicas suelen ser personas que imponen algo sobre alguien, en el que cuesta ceder o aceptar puntos de vista externos a los tuyos, y en el que trabajar en equipo es considerado una perdida de tiempo. Pero ojo, también una persona tóxica es alguien que no hace sus tareas en el plazo, o que «se pasa por el forro», si me permites la expresión el trabajo, o mejor dicho sus obligaciones.

Señales tóxicas del ser humano.

  • Confundir cercania con profesionalidad. 

Hay personas que en la oficina o en el trabajo, que consideran que teniendo una actitud fría, o estrictamente profesional, serán más competentes y se les valorará mejor sus habilidades profesionales, a alguien que sea más cercano. Es un error puesto que ser una persona alejada de tu equipo te hacer ser una persona tóxica, al no ver en ti un pilar en el equipo. Sino alguien con el que competir y no colaborar.

  • Falta de empatía .

Mostrar falta de empatía en general, te hace ser una persona tóxica, ya no solo a nivel laboral, sino a nivel personal o familiar , hay que practicar más el ponerte en la piel de tu compañero/a para entender porque no ha hecho o hecho algo que no estaba previsto, o algo que se considera negativo etc.

  • Tener un pensamiento rigido

La mayoría de las personas tóxicas creo que no son capaces de improvisar o no bien con buenos ojos el hecho de que los planes se puedan adaptar o se puedan personalizar según la situación o según el momento, hay que ser una persona flexible, porque en el día a día pueden ocurrir situaciones no previstas que se deben adaptar o se debe improvisar y olvidarse del pensamiento totalmente rígido.

Deja un comentario