El poder legal que se atribuyen algunas tecnológicas

El hecho de que cada empresa que visitamos a diario, del estilo Google, Facebook, Twitter etc decida que hacer con los datos de sus clientes o usuarios, es un tema que en parte debería corresponder a la propia empresa, pero ¿Qué ocurre si esos datos son sensibles? ¿Quién debería juzgar si esos datos son buenos, malos, van en contra de la propia red social, o ¿van en contra del país donde se legisla? 

En Alemania por ejemplo hay una ley que lucha contra los contenidos de odio, esta prohibido mostrar o crear contenidos que promuevan el odio, pero claro, la preocupación surge cuando dejas a Facebook o a cualquier otra red social decidir que es odio y que no es odio.

Otro ejemplo muy preocupante es el tema de las fake news, o noticias falsas, en el que dejas en manos de empresas decidir que es noticia verdadera y cual es noticia falsa.

Creo que los contenidos no deberían ser las empresas los que los juzgan si son ofensivos, falsos o verdaderos,  debería haber libertad de expresión total, si el contenido es ilegal en algún sentido, deberían de pronunciarse los juzgados, órganos independientes a los intereses de las empresas.

Una idea muy buena y que posiblemente venga de cara a los próximos años, son juzgados especializados en internet, con profesionales expertos en la materia, que únicamente traten temas relacionados con la veracidad y transparencia de internet. Que tengan potestad para eliminar cualquier contenido que tenga una denuncia o se sospeche que sea ilegal.

“Porque como todas las leyes, que tenemos en nuestra vida cívica, deben ser publicas, no se deben tratar entre gobiernos y empresas.”

¿Censurar lo politicamente incorrecto?

Vivimos en una sociedad políticamente correcta, en la que no cabe las expresiones malsonantes o lo no estandarizado. En Reino Unido hay una ley que argumenta que, no sólo un contenido ilegal debe ser eliminado, sino los contenidos que sean dañinos también. Esto siempre un precedente peligrosísimo, ya que todos los contenidos en sí, pueden ser dañinos para alguien. Por tanto dejo la pregunta en el aire ¿Nos encaminamos a una censura activa , legal por parte de las empresas tecnológicas? 

Deja un comentario